RUTAS Y SENDEROS POR LA ZONA Y ALREDEDORES

En esta sección iremos incluyendo propuestas para conocer el entorno a través de rutas y senderos que le descubrirán un paisaje único y excepcional en la isla de Gran Canaria.

 

El Mirador de los Poetas y Faro de los Alisios

Con una espectacular vista del casco urbano de Artenara, situado a 250 metros, subiendo por el antiguo camino real que parte desde la plaza de San Matías hasta la Cruz de Tejeda. El acceso es empinado, pero al llegar allí nos encontramos con un mirador desde el que se divisa una espectacular panorámica de las cumbres y la majestuosidad del paisaje de Artenara. A este punto llega el antiguo camino real, usado frecuentemente por senderistas que parten desde La Cruz de Tejeda, pasando por la degollada de Las Palomas, Los Moriscos, Cuevas del Caballero, Hoya del Fraile y El Toril.
El mirador está adornado artísticamente por una escultura del fallecido escultor Emilio Padrón Miranda, con el título de "El faro de Los Alisios", esta escultura de 9 metros de altura, fabricada en acero corten, es una donación que hace la Escuela Luján Pérez al pueblo de Artenara y al paisaje de Gran Canaria, con motivo de su centenario. Es la primera obra pública que de manera permanente se exhibe en nuestra isla.
En este impresionante rincón de Artenara podemos leer diversos textos poéticos que bordean el mirador.Visítalo a la caer la tarde para que disfrutes de su espectacular puesta de sol.

Rutas por Gran Canaria: Artenara – Guardaya – Cueva del Cagarrutal - Artenara

Dicen que los excesos nunca son buenos y seguramente así será. De ningún modo ocurre esto con una de las panorámicas más retratadas por los objetivos de las cámaras de fotos en la Gran Canaria, hablamos de la Caldera de Tejeda que aunque la visitemos una y otra vez, otra y otra, no nos cansara. Siempre nos obsequia con algo peculiar, un tono de luz diferente en cada visita, el efecto foehn batallando e intentando conseguir ir más allá de su crestería, el agua descansando en los Pilancones y centelleando a lo lejos en el cauce del barranco, roques y crestas acuchilladas validando lo dicho por Unamuno, almendros florecidos, lavandas impregnándonos con su magnífica fragancia, vestigios de historias presentes y pasadas. En definitiva, por mucho que la visitemos, siempre será un exceso bueno.

Rutas por Gran Canaria: Lomo del Paso - Montaña de Los Hornos - El Viso por la Escalera - Degollada de La Aldea

Existen algunos locos o no, que creen que la magia existe, que no la definen con las distintas acepciones que nos da el diccionario, le dan una definición propia, creen que la magia es simplemente la vida, el afán del pino por nacer, crecer y reproducirse incluso en las condiciones más exigentes, la terquedad de la brisa en hacer danzar a la vegetación favoreciendo su propagación, el calor de la roca que embelesa al lagarto, el canturreo del Herrerillo de rama en rama, la gota de agua que se filtra en la tierra o simplemente sentir la fragancia de la lavanda o la salvia mientras se engullen un bocadillo. Sí queremos comprobar que pertenecemos a ese grupo, sin duda alguna, uno de los lugares para comprobarlo es el macizo de Inagua , Ojeda y Pajonales, la magia se manifiesta a raudales, enseguida caemos en la cuenta que pertenecemos a ese grupo de majaretas, pues el macizo nos emociona, nos hechiza, nos demuestra que a cada segundo la magia se manifiesta produciendo el milagro de la vida. Por eso no nos debe extrañar que Inagua, Ojeda y Pajonales, tenga una singuisarra de títulos en su haber, no superándolo ningún otro espacio de nuestra Gran Canaria.